Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de junio, 2016

Irremediablemente solos

Algo está pasando en mi vida desde que me llevaron al Hospital y, he sobrevivido. Hoy he traducido este texto que habla acerca de lo que crea nuestras espectativas hacia el eterno cobijo (colo, en portugués)
Nadie conseguirá darnos lo que más deseamos en cualquier relación: un eterno cobijo (abrazo, regazo)... El primer enamoramiento pasa, el primer trabajo pasa, el primer divorcio pasa, el tercer piso de alquiler, la quinta decepción ... Incontables  personas pasan. Hasta nosotros pasamos:  mi identidad de adolescente no llega a conocer la identidad del abuelo. Ante tanta temporalidad, buscamos refugio. Qué será lo que no pasa?
Al valorar la familia y el casamiento eterno, en realidad lo que deseamos son seres que se queden. Porque somos incapaces de cultivar relaciones duraderas, apostamos por la conexión sanguínea, que obliga continuidad. Funciona como una garantía: tú eres mi hermano, no hay manera de largarme. “Tú has entrado en la familia” es sinónimo de “Ahora puedo contar conti…